sábado, 19 de enero de 2013

"Floating in ecstasy".

He decidido que voy a evaporarme. Correr la cortina y que el polvo salga huyendo, que mi sol sea una bombilla; apagar la ciudad para ver las estrellas, arrancar las farolas; barrer mis miedos, fregar mi alma; que el suelo cruja con mis pasos, sentir el miedo a caer y de jamás volver a levantarme; que las paredes cambien de color al parpadear; romper mil espejos y malgastar mi mala suerte. Quiero que me devuelvas mi sentido común, que una ráfaga de aire me arrebata el frío. Quiero no soñar que se acaba, que el final queda lejos. Quiero bajar del cielo, que queda mucho por vivir. 

Dejamos de ser. Anhelo que seamos. Somos lo que somos.

He decidido que voy a perderme. Camuflarme entre las nubes y descender en picado hacia la tierra; despertar bajo árboles, inmune a las gotas de rocío; nadar entre bosques, caminar en el fondo de los ríos, alimentarme de susurros; sentir mi poder hasta en los huesos; escapar de mis cadenas. Soñar que puedo vivir atado a mi mente, que no existe cambio alguno que anule mi pensamiento, mis instintos y mis ilusiones.

Las aguas pueden volver a su cauce, pero el río ya no será el mismo.

He decidido que voy a flotar en la estratosfera. Voy a cruzar los océanos como nunca antes lo he hecho, por mucho que deseé ahogarme en ellos cada vez que te vas. Encontraré refugio en las olas aunque sepa que son capaces de traicionarme. Entiendo que los rayos del sol son diferentes a los de la luna y por ello no me importa verme reflejado en ellos. No quiero amores famélicos, hambrientos y sedientos. No quiero una lluvia torrencial e impaciente. No quiero un cielo roto por mis manos. No quiero navegar si no es en tu saliva.

domingo, 6 de enero de 2013

Liarme el aire y fumármelo.


No quiero montarme en aviones, quiero subirme a las nubes y ver mundo, ser un pájaro más. Pisar islas, hundirme en el mar, marcar continentes con mis huellas; arrancar la hierba con las yemas de mis dedos, mecerme con el viento, nadar en la noche, revivir con la luz del sol. Mi compañera será la soledad, mi mente mi guía y mis pies mi único soporte. Quiero odiar y amar en su justa medida, encontrar el término medio, ser mi propia balanza. Ansío sentirme arropado por culturas y admirar lo diferente, conocer a desconocidos y no juzgarnos, sencillamente, respetarnos. Quiero sentir cómo me oxido con cada bocanada, cómo cada vez que respiro envejezco unos segundos más. Que sea la última vez que tema arriesgarme, equivocarme y desvivirme; que sea la primera vez que deseé acariciar la vida y amarla aún sabiendo que no es lo que quiero. Encontrarme al perderme, correr al caminar, soñar despierto. Aprender con cada paso y no permitirme el olvidar los buenos recuerdos, pues serán mis ojos los que fotografiarán mis días. Ojalá y sienta que los años se transforman en meses, estos a su vez en semanas y, así, hasta confundir el tiempo, que no duela esperar.

Liarme el aire y fumármelo, colocarme con la lluvia, beberme el cielo, emborracharme con las estrellas, volar por tu piel y acampar en tus pupilas.